Razones para visitar Xenses con niños pequeños

Un Parque para toda la familia

en la Riviera Maya

 

“Mamá ¿por qué existen dos mundos?”

“¿A qué te refieres?

“Si, el mundo afuera de este parque y el mundo mágico aquí adentro”

 

Es común pensar que vacacionar con niños sólo nos permite visitar lugares con albercas y toboganes.  Sin embargo, salir de lo tradicional les puede ayudar mucho en su desarrollo personal.

Como papás siempre nos preocupamos por darles experiencias de vida a nuestros hijos, pero, ¿qué pasa cuando no sabemos qué esperar del lugar que queremos visitar?

 

xenses-para-niños-actividades-pueblo

 

Decidí salir de lo convencional y llevar a mi hijo a un lugar sorprendente del que había oído hablar, Xenses. No sabía cómo iba a reaccionar mi hijo de 5 años ¿le gustará? ¿qué pensará? ¿estará muy pequeño para entender el concepto?

Desde nuestra llegada comencé a notar su asombro con lo que nos íbamos encontrando en el camino. Llegando a las taquillas me dice, “¡mira mamá, una piedra que flota con el agua!” y es que en cada rincón del Parque hay escondida una sorpresa para los ojos. Hasta una parada rápida al baño se convierte en una gran atracción.  La forma nada usual del bebedero fascinó a mi hijo, quien misteriosamente sentía sed cada 30 minutos. 

 

xenses-para-niños-actividades

 

Es toda una experiencia, lee: Por Qué Tardarás Mucho En El Baño De Xenses

 

Un punto obligatorio es el río de lodo, porque ¿a qué niño no le gusta ensuciarse? La experiencia además de relajante cumplió la fantasía de mi hijo. Puedo decir que esta fue la actividad que más disfrutó mi pequeño.  

 

xenses-para-niños-actividades-lodo

 

En Xenses nada es normal ni algo tan simple como tomar una bebida refrescante, aún si no realizan el Xensatorium, vayan por su limonada. Mi hijo aún me sigue preguntando “¿dónde podemos comprar las semillas que haga que crezcan los árboles con limonada?”  

 

xenses-para-niños-actividades-limonada

 

“Hay una fuerza de atracción en este lugar, creo que así deben de sentir los astronautas” me dijo mi hijo mientras recorríamos El Pueblo. Y es que mantener el equilibrio se convierte en un reto cuando tu mente te dice una cosa, pero tu lógica otra.

 

¿Quién estará más loco? Lee: Un Pueblo Loco Y Sus Letreros Otro Poco

 

Lo que más sorprendió a mi hijo definitivamente fue el Canicódromo, lo estuvo observando por varios minutos, como tratando de entender la complejidad de esa ingeniería. No fue tarea fácil convencerlo de ir a la siguiente actividad. 

xenses-para-niños-actividades-canicas

 

Al finalizar nuestra visita le pregunté lo que más le gustó, su respuesta simplemente fue “todo me gustó”. Al insistir en que me dijera su favorito me respondió, “¿por qué me debería de gustar una sola cosa mamá? Es un lugar mágico, hecho con una varita mágica, por eso me gustó todo”

Es verdad, así de simple, Xenses tiene el toque de magia para maravillar a los adultos y sorprender a los pequeños.

 

xenses-con-niños-actividades

 

La forma en la que mi hijo entendió el Parque hizo que la experiencia fuera más enriquecedora. Quería darle una experiencia de vida y él me la terminó dando. Hoy en día me sigo preguntando, ¿en qué momento los adultos perdemos la capacidad de ver las cosas con ojos de niños, de asombrarnos y de creer en magia?

Karla Pacheco
Mercadóloga de profesión, mamá de vocación, le encanta el mar, ver atardeceres y los momentos en familia